,

Factores para tener en cuenta al comprar su primera vivienda

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad de Vida hecha por el Departamento Administrativo Nacional (DANE), el 40.3% de las personas en Colombia viven en arriendo. Una tendencia que se ha incrementado en lo corrido del año, siendo Bogotá y Risaralda las ciudades con el porcentaje más alto de arrendamiento, marcando el 51,6%

Para Francisco Martínez, presidente de Arquitectura y Concreto (AyC), el sueño de adquirir casa propia no es lejano ni difícil pues a pesar de que el sector de vivienda está pasando por un momento retador, se han impulsado varias estrategias de subsidios para reactivar la demanda. Esto aunado a una oferta diversa que les permita a los colombianos acercarse a la posibilidad de cumplir el sueño de tener casa propia.

“Cuando estoy pagando arriendo, le estoy pagando los intereses del crédito a otra persona y aquel que tiene la capacidad de pagar un arriendo, tiene la capacidad de pagar una cuota de vivienda. Para esto es clave aprender a moverse con los ciclos económicos. Uno puede prever el valor de las tasas según el momento en el que va a comprar una vivienda. Las economías no mantienen periodos superiores a 5 años con tasas de interés altas”, señaló el presidente.

En línea con ello, Felipe Zuluaga Piedrahita, consultor financiero y director de Real Estate by Mis Propias Finanzas, entregó, junto con Martínez, una serie de recomendaciones para quienes están pensando dejar de pagar arriendo y atreverse a solicitar su primer crédito hipotecario:

El ahorro estratégico es el punto de partida: Para ambos expertos una persona o un estudiante que empiece a ahorrar desde la universidad y haga un CDT o inversiones conservadoras, toma una decisión acertada a la hora de encaminar las ganancias para tener su primera inversión en finca raíz. Adicional, después con su trabajo, podrá destinar parte de sus ingresos a esos ahorros y crear una base que luego puede destinar a la compra de un apartamento.

Evaluar las necesidades y las capacidades propias a partir de las expectativas y capacidades de endeudamiento. “Uno nunca debe comprar para impresionar a los demás, sino según lo que se ajuste a mis capacidades”, comenta Felipe Zuluaga. El comprador debe evaluar, cómo el inmueble puede satisfacer realmente sus necesidades, si la ubicación es estratégica para su trabajo o su estilo de vida, y si su tamaño y su valor se ajustan a su capacidad financiera “La mayoría de las personas que compran vivienda están muy apretadas de presupuesto, entonces deben analizar sus capacidades con márgenes de holgura y no sus capacidades extremas. A partir de eso, escoger viviendas que me permitan mantener límites para ahorrar y así tener un colchón por si algún día no puedo cumplir con la cuota”, agregó el presidente de la constructora.

Compare sus opciones: Una vez establecido el presupuesto, es momento de conocer y comparar la oferta de las constructoras. El sector constructor goza de una gran variedad de empresas dedicada al desarrollo de vivienda en diferentes segmentos. Por tanto, es fundamental informarse sobre su trayectoria y su estabilidad, su índice de entrega de proyectos terminados, el patrimonio de las constructoras como empresas y las herramientas de protección que le otorgan al comprador en sus contratos. “El comprador debe saber a quién le está comprando, por lo que debe hacer una búsqueda juiciosa del soporte que tiene la compañía que realizará el proyecto que le interesa. Ejemplo de esto es que en sus contratos haya cláusulas justas que protejan tanto a la constructora como al comprador. Es vital, fijarse en calificaciones que den fe de la solidez financiera de la empresa, en el caso de AyC contamos, por tercera vez consecutiva, con la calificación A+ de Fitch Ratings, que mide nuestra fortaleza financiera y el compromiso con mantener una gestión del riesgo para nuestros inversores.

Conocer las tendencias de urbanización: Los expertos coinciden en que la pregunta “dónde” es clave para la compra de vivienda cuando se realiza en zonas incipientes que ofrecen precios atractivos, pero donde no es tan evidente el potencial de valorización. Para esto, el comprador debe conocer las tendencias, pues, aunque las ciudades se expanden en zonas de diferente naturaleza, no todos los sectores se valorizan. La urbanización es el principal indicador de la valorización de la compra, la infraestructura vial, el acceso al transporte público, la cantidad de proyectos de construcción aledaños y de comercio formal, así como la renta de inmuebles cercanos son factores que indican el potencial de la zona. Aunque no se puede garantizar la valorización de un sector, es posible determinar su potencial a partir del análisis de sus características que dan indicios del desarrollo a corto y mediano plazo.

De acuerdo con los expertos, el proyecto de inversión en el sector constructor inicia antes de llegar a la mesa de negocio, “No lleguen desarmados, lleguen con herramientas a la sala de ventas conociendo la ubicación del proyecto y la constructora que los respalda, de manera que sepan lo qué van a comprar y a quién.” La investigación por parte del comprador determinará la confianza en la inversión y el éxito de su compra.

Comparte

Artículos Relacionados